viernes, 3 de febrero de 2012

Nick, de Inma Chacón

  ¡Hola! Tras tantos días sin vernos las caras, hoy traigo la reseña de un libro interesnate: Nick, de Inma Chacón. Dentro de poco haré un IMM con todos los libros que he acumulado desde el último IMM hasta ahora, contando con las Navidades, mi cumple (voy a hacer un sorteo aunque sea algo tardío) y los envíos editoriales. Vamos allá.


Título: Nick
Autora: Inma Chacón
Editorial: La Galera
Colección: Luna Roja
Precio: 16,00€
Número de páginas: 275
¿Saga?: No, es una novela autoconclusiva
Dafne está enamorada de un chico de su barrio, un individuo muy poco recomendable. Con la ayuda de su hermana, encontrará la manera de interesarle: creando un perfil falso en facebook, del que él no pueda sino enamorarse. Pero entonces comienzan a suceder cosas inesperadas: alguien más se interesa por ese perfil falso, alguien que claramente no tiene buenas intenciones y que se oculta tras su nick. Comienza una persecución, un peligroso juego del gato y el ratón, entre dos personas que no se conocen en la realidad... ¿o quizás sí?
Opinión personal:
  Llevaba mucho tiempo con ganas de leer este libro, y las historias que suceden en internet siempre me llaman mucho la atención. ¿Qué decir de Nick? Me esperaba más. Con eso no quiero decir que sea un mal libro, ni mucho menos. Sin embargo, pienso que podría haber dado más de sí, haber sido de otra forma. 
  Para empezar, los personajes me han parecido planos. MUCHO. La madre, que tiene una historia particular, es la típica mujer que no sabe qué hacer, con unas manías algo extrañas. Personalmente, me ha parecido una cagueta. A lo mejor es un término algo infantil, pero yo la veo así. Si tu propia hija te planta cara, haz algo, aparte de lamentarte. Por otra parte, Dafne me ha parecido la chica más malcriada que he visto. Si yo le pegara esas voces a mi madre (a lo mejor en mi casa somos raritos), me llevaba más de una colleja, aparte de un buen castigo. Los sentimientos que experimenta se asemejan a los de las chicas de su edad, aunque la mala leche que maneja es punto y aparte. Una chica eclipsada por la perfección de sus hermanas que lo único que busca es más atención y que, cuando la tiene, se dedica a pegarle voces a su madre. Qué bonito. No me ha terminado de convencer, aunque creo que es el personaje que más se asemeja a la realidad en todo el libro.
  Roberto... me ha parecido algo típico. El supuesto chico malote que encandila a las chicas de trece y catorce años. Me gusta cómo acaba, aunque lo he visto muy plano. Y a sus amigos... canis, chonis, o como queráis llamarlos. Al menos aquí, en Andalucía, las personas que visten así y se comportan así son esa clase de gente. No digo que sean mala gente, pero vamos, me ha extrañado encontrarlos en un libro.


Lo que menos me ha gustado de este libro ha sido, sin duda, el vocabulario. Supuestamente, la gente de esa edad hablamos así, aunque me gustaría saber dónde. Porque no he escuchado a nadie decir pibe, por ejemplo. Dentro de lo que cabe, la narración ha estado bien. He visto libros cien veces peores, aburridos a más no poder, y este no tenía erratas (al menos, no me he dado cuenta), errores gramaticales o faltas de ese tipo. El tema es original, el final es predecible (en parte) y sin duda, donde más me ha enganchado ha sido en las 60 últimas páginas. Ahí la emoción y la intriga por saber lo que pasará te mantienen pegada al libro, aunque sean las 12,30 de la noche y al día siguiente te levantes a las 6.
  Mi puntuación para este libro sería de... 7,5, o lo que es lo mismo,